Home2021-05-31T09:23:06-04:00

Centro de Investigación, Desarrollo, Innovación y Emprendimiento en Didáctica de las Ciencias, Matemáticas, Ingeniería y Educación STEM

Editorial

Columna mensual de nuestro equipo

Enero: «Indagación científica: antesala a una mirada sociocrítica de la educación científica»

Editorial
Por Corina González Weil
“Cada película del fin del mundo, comienza con un líder político ignorando a un(a) científico(a)”
Hace unos meses, la Dra. Vania Figueroa[1], hacía referencia a esta frase leída en redes sociales: “Cada película del fin del mundo, comienza con un líder político ignorando a un científico(a)”. Y explica que, si bien las películas a menudo cometen errores en sus argumentos científicos, es una buena frase para ilustrar los desastres que se producen cuando la evidencia científica es ignorada por quienes toman decisiones, particularmente, aquellas que impactan a un país completo.

Columnas anteriores

Diciembre: ¿Por qué los incendios forestales son un desafío necesario de abordar en las aulas?

Editorial
Por Francisca Cortés

«Los estudiantes deben ser considerados actores activos en cuestiones de investigación y deben ser alentados a convertirse en buscadores y formuladores de posibles soluciones a los problemas que se manifiestan en sus propias localidades. bajo este espíritu, la Educación STEM para la prevención de incendios forestales […]».

En Chile con cada comienzo de la primavera se da inicio a la temporada de incendios forestales, actualmente, con la afectación del cambio climático la ocurrencia y severidad de estos incendios se han extendido a lo largo de las cuatro estaciones, las que hace unos años atrás solo ocurrían entre primavera y verano, manifestándose con mayor severidad y velocidad de propagación.

Según las estadísticas de CONAF a la fecha (29 de noviembre) han ocurrido un total de 1.125 incendios forestales, afectado a una superficie de 7661,2 hectáreas consumidas, en donde el 99,7 % de estos son originados por omisión, descuido o intencionalidad antrópica.

Ante este escenario, la Educación STEM se presenta como la metodología idónea para buscar el desarrollo de aptitudes y habilidades para la prevención de incendios forestales, alentando a las niñas, niños y jóvenes a aprovechar sus competencias en STEM junto al acompañamiento de las ciencias para llamarlos a una acción consciente en sus territorios. El conocimiento, las habilidades y la comprensión de los fenómenos de la ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas ayudarán a los estudiantes a comprender los problemas globales y apoyar desde las acciones locales a la sociedad, abordando estos desafíos de una manera significativa y basada en el conocimiento.

Los estudiantes deben ser considerados actores activos en cuestiones de investigación y deben ser alentados a convertirse en buscadores y formuladores de posibles soluciones a los problemas que se manifiestan en sus propias localidades. bajo este espíritu, la Educación STEM para la prevención de incendios forestales, deben orientarse hacia los siguientes principios rectores:

• Promover el reconocimiento y valoración del entorno natural.

• Promover y fomentar una cultura de prevención.

• Promover el aprendizaje basado en la indagación y el pensamiento crítico.

• Fomentar la enseñanza activa y centrada en el estudiante, que permita un aprendizaje exploratorio, orientado a la acción, reflexivo y transformativo.

• Fomentar el pensamiento autónomo y la acción responsable que se lleva a cabo en el contexto del estudiante e involucra el entorno social y natural de la institución educativa, brindando la oportunidad de implementar y experimentar cambios reales en la comunidad, a escala local, lo que luego fortalece su capacidad de agencia.

• Empoderar a las generaciones presentes y futuras para usar las habilidades de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM) y razonamiento reflexivo para resolver problemas medioambientales.

El actual escenario de emergencia climática planetaria y de los distintos factores que influyen en el comportamiento extremo, en la ocurrencia y propagación de los incendios forestales en el país, hace necesario desarrollar un trabajo colaborativo y mancomunado entre los diversos actores sociales y educativos, para poder abordar estas problemáticas socio ambientales, a lo que ponemos a disposición una serie de material educativo, que busca colaborar en el desarrollo, elaboración y ejecución de programas de trabajo para potenciar, relevar e incluir contenidos relacionados con la prevención de incendios forestales y educación ambiental en los instrumentos correspondientes a los niveles de Educación Parvularia y Educación Básica. También fomentar, incentivar y difundir los contenidos desarrollados y plasmados en las distintas herramientas educativas que se elaboren para estos fines.

Finalmente los invito a ser parte de las comunidades que se preparan y que a través de diversas acciones contribuyen a generar territorios de interfaz más resilientes.

Descargar los contenidos en los siguientes Links:

Material CIDSTEM - CONAF. DESCARGA AQUÍ

Guía Docente Incendios Forestales. DESCARGA AQUÍ

 

Noviembre: La violencia que debemos nombrar para poder afrontar

Editorial
Por Jennifer Venegas

«A pesar de la Declaración sobre la eliminación de la violencia contra la mujer emitida por la Asamblea General de la ONU en 1993, mujeres y disidencias experimentamos día a día situaciones de violencia en la academia. Constantemente escuchamos comentarios respecto a nuestros cuerpos, nuestras capacidades, nuestra vida personal, comentarios, gestos e imágenes de naturaleza sexista o sexualmente humillantes, amenazas y acoso laboral».

La ciencia, como cualquier otra institución humana, se encuentra permeada por factores éticos, políticos, económicos, históricos y sociales. Es una actividad diseñada y ejecutada por personas, cargando entonces con los sesgos, creencias y estereotipos de sus productores humanos.

Estos sesgos, creencias y estereotipos han definido nuestra participación en la academia, de hecho pensemos cuánto nos ha alegrado la elección de la Sra. Dra. Rosa Devés como la primera mujer rectora en los 180 años de la Universidad de Chile o cuánto nos enojamos (por decirlo de una manera aceptable) cuando revisamos el reporte Radiografía de Género en Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación* y nos “enteramos” (por lo menos oficialmente porque en nuestra experiencia lo sabemos) que los salarios promedio que reciben las personas con doctorado que trabajan en universidades, evidencian diferencias por género a favor de los hombres de entre $281.766 y los $776.364, diferencia acrecentada a medida que se avanza en rango etario.

A pesar de la Declaración sobre la eliminación de la violencia contra la mujer emitida por la Asamblea General de la ONU en 1993, mujeres y disidencias experimentamos día a día situaciones de violencia en la academia. Constantemente escuchamos comentarios respecto a nuestros cuerpos, nuestras capacidades, nuestra vida personal, comentarios, gestos e imágenes de naturaleza sexista o sexualmente humillantes, amenazas y acoso laboral. Y debemos ser enfáticas en aclarar que no se debe caricaturizar a la fuente de la violencia, no es algo propio de los hombres. Lo que observamos es una forma de violencia sistémica y estructural que cimenta un sistema de creencias que genera y mantiene la violencia contra la mujer. Entonces, ¡sí, tú jefa puede ejercer violencia contra la mujer!

Ante este escenario, nos sentimos así:

Elaboración propia

Pero, sabemos que en la medida en que se desarrollen políticas públicas en pos de la justicia para todas aquellas mujeres víctimas/sobrevivientes de episodios de violencia (física, psicológica, simbólica, económica, entre otras); que las universidades y centros de investigación se evalúen respecto a las prácticas de acoso y violencia contra la mujer con un enfoque de género y levanten protocolos y normativas claras y consensuadas (en concordancia con la Ley Núm. 21.369 que sanciona el acoso sexual, la violencia y la discriminación de género en el ámbito de la educación superior**, y la Política Nacional de Igualdad de Género en Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación***); que dignifiquemos la obra de grandes personas (mujeres y otres); visibilicemos/nombremos los actos de violencia a los que somos sometidas constantemente y nos encontremos para abrazarnos y resistir de la mano, estos espacios- la academia en este caso-, podrá aperturarse al cambio de su rostro, permitiendo que mujeres como la de la ilustración se mantengan en la ciencia, diversificando su esencia y potenciando su calidad como institución, ya que la violencia contra la mujer merma el camino a la igualdad y el desarrollo pleno de los países.

Porque todas, todos y todes tenemos derecho a ser lo que queremos ser en libertad y armonía.

Vivas nos quiero, libres, sin miedo

Vivas nos quiero, libres, sin miedo de ser lo que quieras ser

Yo soy mi dueña aunque todavía no lo entiendas

Ya no voy a correr porque juntas vamos a vencer

Vivas nos quiero, libres, sin miedo

Así vivas nos quiero, libres, sin miedo

Libres

Mora Navarro

Escanea el código y escucha la canción

Referencias

*Ministerio de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación. (2022) Radiografía de género en ciencia, tecnología, conocimiento e innovación. https://www.minciencia.gob.cl/uploads/filer_public/9a/c4/9ac46c03-ecb0-473c-a070-34e3f6488df5/radiografia_genero_2022.pdf

**LEY 21369 REGULA EL ACOSO SEXUAL, LA VIOLENCIA Y LA DISCRIMINACIÓN DE GÉNERO EN EL ÁMBITO DE LA EDUCACIÓN SUPERIOR. https://www.bcn.cl/leychile/navegar?idNorma=1165023

***Ministerio de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación (2021). Política Nacional de Igualdad de Género en Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación https://drive.google.com/file/d/1RHcaRfMntbkZJdV8NTkkmgXD4sTLeK1O/view

Septiembre: La urgente necesidad de sembrar esperanza

Editorial
Por Corina González

«Es Septiembre, es primavera, y la Naturaleza renueva su compromiso con la vida. Nosotros, profesores y profesoras de ciencia, renovamos nuestro compromiso con la esperanza».

Hace casi 30 años, un muy querido profesor sufrió una pérdida terrible. Pocas semanas después, le tocaba presidir el acto del colegio. Era comienzos de septiembre, y sus primeras palabras fueron: "Septiembre: donde la naturaleza renueva su compromiso con la vida". Sus palabras calaron muy profundo en todos quienes estábamos presentes, y habíamos compartido su dolor. A pesar de lo vivido, nuestro querido profesor, nuestro maestro, era capaz de ver la llegada de la primavera. Y que la primavera era el momento del año en donde "la naturaleza renueva su compromiso con la vida".

Es septiembre de 2022. Es primavera, y así como después de un frío invierno la Naturaleza renueva su compromiso con la vida, nosotros como docentes de ciencia, renovamos nuestro compromiso con la esperanza.

¿Por qué la esperanza es una necesidad? Actualmente vivimos en una sociedad individualista, desconfiada y competitiva. Ello se evidencia en acciones tan mínimas como saltarse la fila en el banco (“yo primero”), hasta acciones mayores como buscar el beneficio personal (generalmente económico) de un pequeño grupo, por sobre el bienestar de las personas, de la Naturaleza y de las generaciones futuras. Nuestro país está lleno de ejemplos de ese tipo, y es sin duda, uno de los factores que nos ha llevado a ser uno de los países más desiguales de la OCDE, y a sufrir un fuerte estallido social hace casi 3 años.

El individualismo, la desconfianza, la competencia descarnada, y también una cierta desesperanza aprendida, están igualmente presentes en nuestro sistema educativo. Si pensamos que cada persona aprende lo que vive, podemos inferir que la presencia de estos (anti) valores en nuestras salas de clase, no hacen más que perpetuarlos en nuestra sociedad. Por lo anterior, se hace urgente que como docentes generemos espacios diferentes, que hagan a las personas experimentar los valores opuestos. Así, frente a la competencia, respondemos con colaboración. Frente al Individualismo, respondemos con la idea de lo colectivo. Frente a la desconfianza, respondemos con confianza. Frente al control, respondemos compartiendo el control. Frente a la desesperanza, respondemos con esperanza, y el hacer ver que de nuestras acciones depende nuestro futuro. Debemos generar espacios en donde las personas sientan lo bello de colaborar, vivan la solidaridad, la confianza, el bien que genera el sentirse acogid@s y escuchad@s. Si nuestr@s estudiantes tienen una experiencia diferente a la que impera en nuestra sociedad, sabrán que hay otras formas de vivir… y eventualmente, querrán vivir de esa forma. Esos espacios acogedores, son la semilla de la esperanza. Y en tiempos difíciles e inciertos, los y las docentes tenemos el deber de sembrar esas semillas.

Paulo Freire decía que “sin esperanza no podemos ni empezar a hablar de educación”; y agregaba: “no cualquier esperanza, una esperanza crítica” (Freire, 1992, p.8). Para Murillo y Duk, 2021 (p. 11), “la esperanza crítica en educación ha de ser un proceso de profunda reflexión sobre nuestras acciones, nuestras concepciones y los imaginarios sociales que poseemos”. Desde allí, emerge el término “esperançar”, el cual deriva de la combinación de “esperança” y “esperar”. Así, el verbo esperançar, convierte la esperanza en acción. Esperamos…. pero no de brazos cruzados, sino que actuando. Como docentes de ciencia, es nuestro deber reflexionar sobre nuestras acciones y sobre cómo ellas contribuyen a la construcción de otros futuros posibles, más colaborativos y solidarios.

Es Septiembre, es primavera, y la Naturaleza renueva su compromiso con la vida. Nosotros, profesores y profesoras de ciencia, renovamos nuestro compromiso con la esperanza.

Dedicado a Fernando, y a todos los maestros que convierten el invierno en primavera.

Referencias

Freire, P. (1992). Pedagogía de la esperanza. Un reencuentro con la Pedagogía del Oprimido. Siglo XXI.

Murillo, J. & Duk, C. (2021). Seguimos Necesitando a Paulo Freire (editorial). Revista Latinoamericana de Educación Inclusiva, 15(2), 11-13

Agosto: Lo que compartimos con la Propuesta de la Nueva Constitución

Editorial
Por Paulina Bravo

«Especial consideración para el quehacer del CIDSTEM son los fines de la justicia social, la conciencia ecológica y el pensamiento crítico, así como los principios de enfoque de género, el carácter no sexista y la pertinencia territorial, en cuanto se relacionan con nuestro sentido de “Alfabetización científica crítica” que plantea que una de las finalidades del trabajo del Centro apunta a generar procesos de aprendizaje en torno a una forma de entender la educación científica».

A menos de un mes del plebiscito constitucional de Chile (4 de septiembre de 2022), quisiera comentar los puntos que considero más relevantes sobre educación en la propuesta en comparación con la actual constitución de 1980, además de exponer dónde y cómo la propuesta de nueva constitución se podría vincular con el quehacer y principios del CIDSTEM.

Para comenzar, algunos elementos que nos permiten comparar la actual constitución (construida en dictadura por un grupo pequeño de personas designadas) y la propuesta de nueva constitución (construida entre 154 personas elegidas de forma democrática y paritaria), es que esta última presenta 9 artículos relacionados con educación (artículos 35 al 43) versus 2 artículos de la constitución actual que solo hacen mención al derecho a la educación (artículo 10) y la libertad de enseñanza (artículo 11); si bien, la propuesta de nueva constitución también menciona esos dos elementos, el énfasis que se les da en la propuesta, es diferente.

Relevado queda el rol del Estado en la propuesta de nueva constitución que reconoce que “La educación es un deber primordial e ineludible del Estado” (artículo 35 n° 1) además de entenderla en un continuo y como indispensable para los otros derechos, así “La educación es un proceso de formación y aprendizaje permanente a lo largo de la vida, indispensable para el ejercicio de los demás derechos y para la actividad científica, tecnológica, económica y cultural del país” (artículo 35 n° 2), diferente de la constitución del 80’ que solo menciona al Estado encargado de ‘otorgar especial protección del derecho preferente y el deber de los padres de educar a sus hijos’.

Una característica de la propuesta de constitución que permite compararla con los sentidos y principios del CIDSTEM, es que establece que la calidad de la educación será entendida como “el cumplimiento de sus fines y principios” (artículo 35 n° 5) en condición de equidad (artículo 35 n° 6) donde sus fines son “la construcción del bien común, la justicia social, el respeto de los derechos humanos y de la naturaleza, la conciencia ecológica, la convivencia democrática entre los pueblos, la prevención de la violencia y discriminación, así como la adquisición de conocimientos, el pensamiento crítico, la capacidad creadora y el desarrollo integral de las personas, considerando sus dimensiones cognitiva, física, social y emocional” (artículo 35 n° 3) y sus principios son la “cooperación, no discriminación, inclusión, justicia, participación, solidaridad, interculturalidad, enfoque de género, pluralismo y los demás principios consagrados en esta Constitución. Tiene un carácter no sexista y se desarrolla de forma contextualizada, considerando la pertinencia territorial, cultural y lingüística” (artículo 35 n° 4).

Especial consideración para el quehacer del CIDSTEM son los fines de la justicia social, la conciencia ecológica y el pensamiento crítico, así como los principios de enfoque de género, el carácter no sexista y la pertinencia territorial, en cuanto se relacionan con nuestro sentido de “Alfabetización científica crítica” que plantea que una de las finalidades del trabajo del Centro apunta a generar procesos de aprendizaje en torno a una forma de entender la educación científica. La idea de una ciencia para la ciudadanía evoca un saber científico al servicio de problemáticas sociales concretos que contribuye a hacer cambios en la sociedad; así como con los principios del centro, especialmente con el “Principio de una Educación en Ciencia al Servicio de la Ciudadanía” donde CIDSTEM promueve una investigación en educación en ciencias en el área de las Ciencias, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas orientada a abordar problemáticas reales y concretas, relevantes para les estudiantes, los profesores y profesoras, las escuelas, sus territorios y contextos locales. De esta forma, CIDSTEM se propone hacer de la ciencia una herramienta importante para impactar de forma positiva a cambios necesarios para la construcción de una sociedad más justa, democrática, sustentable, inclusiva y libre; así como con el “Principio Colaboración y Aprendizaje Horizontal”, donde CIDSTEM genera espacios de trabajo colaborativo entre personas e instituciones basado en el respeto y valoración de sus prácticas y saberes. CIDSTEM cultiva este principio entre quienes lo componen mediante una ética de la colaboración y el respeto que se torna extensivo a las relaciones que el Centro establece con distintos actores, prácticas y saberes del mundo social con que colabora (comunidades escolares, academia, personas con diversas profesiones, oficios y conocimientos, distintas instituciones). CIDSTEM hace de la colaboración una forma de aprendizaje horizontal, pertinente y contextualizado a favor de una ciencia con vocación de servicio ciudadano.

Bastante es la evidencia que fundamenta la importancia de una Educación Sexual Integral de la ciudadanía (ver Ardiles (2021))[1], lo que queda también estipulado en el artículo 40 de la propuesta que menciona que “Toda persona tiene derecho a recibir una educación sexual integral, que promueva el disfrute pleno y libre de la sexualidad; la responsabilidad sexoafectiva; la autonomía, el autocuidado y el consentimiento; el reconocimiento de las diversas identidades y expresiones del género y la sexualidad; que erradique los estereotipos de género, y que prevenga la violencia de género y sexual” como un elemento innovador de la constitución que permite entender la sexualidad en un sentido más amplio considerando todas sus dimensiones, alejándose del entendimiento tradicional de sexualidad como reproducción o ITS.

Otro elemento innovador que está considerado en esta propuesta es el rol fundamental de “las profesoras y los profesores, así como de educadoras, educadores, asistentes de la educación y educadores tradicionales” como “agentes claves para la garantía del derecho a la educación” (artículo 43, n°1) a quienes se les asegura “el desarrollo del quehacer pedagógico y educativo” entendido como “la formación inicial y continua, su ejercicio reflexivo y colaborativo y la investigación pedagógica, en coherencia con los principios y fines de la educación” (artículo 43, n°2); este artículo se vincula con la postura ético-política del trabajo que realizamos con docentes de ciencia y sus comunidades basado en una ética del respeto y la valoración de las comunidades escolares, sus prácticas y saberes.

Para finalizar, les invito a leer la ‘Propuesta de Constitución Política de la República de Chile’ y así hacernos una idea informada de lo que propone como forma de organización, para que, en línea de lo que sugiere la Alfabetización Científica Crítica, podamos discriminar la información falsa que circula de lo que nos muestra la evidencia, solo de esa forma, podremos votar informadamente el proyecto de país que le gustaría tener a la mayoría de nuestra sociedad.

[1] Ardiles, T. (2021). Una tensión necesaria de resolver en Profesores de Biología: Exploración Fleta de la Formación Inicial Docente. Tesis para optar al grado de Magíster en Didáctica de las Ciencias Experimentales, Valparaíso, Chile.

Últimas noticias

Entérate del acontecer a través de nuestros artículos digitales

Desde la comunidad

Últimas noticias de las Comunidades CIDSTEM

Investigación y desarrollo

Realizaciones del centro a cargo de los diferentes equipos

Ver todos los trabajos

Sobre el centro

Misión

El Centro de Investigación, Desarrollo, Innovación y Emprendimiento en Didáctica de las Ciencias, Matemáticas, Ingeniería y Educación STEM (CIDSTEM) tiene la misión de generar, desarrollar y aplicar conocimiento en Didáctica de las Ciencias, Matemáticas e Ingeniería desde un enfoque de Educación STEM que esté al servicio del bienestar de las personas, las sociedades, los diversos territorios y el medioambiente:

Generando un espacio de desarrollo profesional para la mejora de la educación y divulgación en Ciencias (Biología, Química, Física, Geografía), como también en Matemática e Ingeniería, a partir de la convergencia colaborativa de saberes académicos, profesionales y culturales.

Articulando y desarrollando vínculos Universidad – Escuela – Educación no formal y territorios, constituyéndose como un referente para quienes buscan promover una ciencia al servicio de la ciudadanía.

Visión

El Centro de Investigación en Didáctica de las Ciencias y Educación STEM de la PUCV generará conocimiento al servicio del bienestar de las personas, la sociedad, los territorios y el medioambiente, mediante la investigación, desarrollo, innovación y emprendimiento en el ámbito de la Didáctica de las Ciencias y Educación STEM.

CIDSTEM pretende ser un referente, reconocido por sus aportes al desarrollo regional, nacional y latinoamericano, especialmente en el ámbito de la relación entre el sistema universitario, el sistema escolar y la educación no formal.

Nuestros Principios

Principio de una Educación en Ciencias al Servicio de la Ciudadanía

CIDSTEM promueve la investigación en educación STEM: Ciencias, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas, orientada a abordar problemáticas reales y concretas, relevantes para les estudiantes, los profesores y profesoras, las escuelas, sus territorios y contextos locales. De esta forma, CIDSTEM se propone hacer de la ciencia una herramienta importante, que contribuya a generar los cambios necesarios para la construcción de una sociedad más justa, democrática, sustentable, inclusiva y libre.

Principio de Trabajo Colaborativo – Redes y Alianzas

CIDSTEM establece redes de trabajo colaborativo entre personas de diversas instituciones, tanto nacionales como internacionales, vinculadas a la Didáctica de las Ciencias, Matemáticas y Educación STEM.

Principio de Colaboración, Respeto y Aprendizaje Horizontal

CIDSTEM cultiva este principio entre quienes componen el Centro, y lo hace extensivo a las relaciones que establece con los distintos actores del mundo social con los que colabora (comunidades escolares, academia, instituciones, personas con diversas profesiones, oficios y conocimientos), respetando sus prácticas y saberes.

CIDSTEM hace de la colaboración una forma de aprendizaje horizontal, pertinente y contextualizado, a favor de una ciencia con vocación de servicio ciudadano.

Principio de Integración e Interdisciplinariedad

CIDSTEM promueve la integración de los diversos ámbitos del saber STEM, a través del abordaje interdisciplinario de situaciones y problemáticas reales de interés para los y las estudiantes. Para cumplir con este principio de integración y interdisciplinariedad, colaboran con el centro profesionales de diversas disciplinas y facultades.

Testimonios

“Participar en el Congreso ICEC fue una gran experiencia. No solo pudimos conocer diferentes prácticas docentes, sino también mostrar lo que hemos realizado a través de la virtualidad, en esta difícil tarea de seguir educando e incluyendo la indagación en nuestras clases durante la pandemia”

Lady Muñoz, Escuela Cristo Redentor - Sector San Vicente, Comuna de Calle Larga

«Poder participar en el Congreso fue sin duda una de las mejores oportunidades que he tenido como persona y profesional. Poder compartir e interactuar con personas de distintas partes del país, con distintas experiencias, fue una ocasión muy valiosa, para así adquirir más y nuevas herramientas que me permitan enriquecer mi práctica docente.
ICEC es una oportunidad maravillosa, una vivencia única en cada una de sus actividades; pero esta sin duda marcó mi vida, fue un pequeño empujón para tomar impulso y seguir buscando nuevas ideas y oportunidades de aportar a la educación de mi escuela, comuna y por qué no, de mi país”.

Marilyn Pereira, Escuela Cristo Redentor - Sector San Vicente, Comuna de Calle Larga

“Fue una experiencia increíble, ya que dentro del desarrollo del curso, cuando las clases eran presenciales, pudimos visitar Valparaíso y conocer diferentes lugares, y darnos a conocer que la enseñanza no solo está dentro del aula sino también se puede encontrar esa enseñanza en el entorno local como contextualización de territorio”.

Maryury Moreno , Escuela Cristo Redentor - Sector San Vicente, Comuna de Calle Larga

“Experiencia maravillosa que nos llevó a ver la naturaleza desde otra mirada. Ahora no voy de paseo, salgo a observar la naturaleza y poner en práctica lo aprendido en ICEC. A mis estudiantes lo principal es invitarlos a explorar la naturaleza y cuidar su entorno”.

Carolina Ortega Alfaro, Educadora de Párvulos - Escuela La Pampilla, Comuna de Calle Larga

“Participar de una experiencia tan gratificante como fue la visita a los laboratorios de la universidad, me dio una visión del mundo científico que muchas veces cuesta imaginar, y aún más, pensar que está tan cerca de nosotros. La ciencia es una disciplina tan fascinante que puede vivirse de una manera sencilla y ser apasionado por ella, y a la vez se puede vivir de una manera profunda, estructurada y en un ambiente controlado, y de la misma manera vivirla con pasión.
Los laboratorios que visitamos con el curso ICEC en la PUCV muestran lo maravilloso, versátil y apasionante que es el vivir, sentir y tomar la enseñanza de las ciencias como un estilo de vida”.

Juan Vega Lazo, Profesor Ciencias Naturales - Escuela Ignacio Carrera Pinto, Los Andes

Nuestras Alianzas

CIDSTEM

Centro de Investigación, Desarrollo, Innovación y Emprendimiento en Didáctica de las Ciencias, Matemáticas, Ingeniería y Educación STEM

contáctanos
Ir a Arriba